El domingo fui a Montreal, ya que el Lunes y Martes tenía un curso relacionado con mi trabajo. Durante el viaje recordé mi primera visita a Estados Unidos. Ese viaje fue por allá en 1995, en ese entonces, también me enviaron a hacer un curso técnico. Siempre he considerado ese primer viaje a Estados Unidos como el evento que cambió mi vida. Fue cuando decidí que quería vivir “fuera”. Gracias a Dios, podía por lo menos comunicarme en inglés. Pero para darte una idea de mi nivel de inglés, recuerdo que mi jefa me dijo: “… tienes que estar pendiente de los taxes”, refiriéndose a los impuestos de salida del país… pero yo estaba tan “ignorante” de todo lo que tenía que ver con la vida en esos países de habla inglesa, que creí, que ella se refería al “taxi” que me llevaría hacia y desde el aeropuerto!!!

Hoy en día, con el nivel de acceso que hay a los medios de comunicación internacional, sobre todo con la ayuda de Internet, es muy fácil mantenerse al tanto de lo que pasa en otros países y familiarizarse con los temas del día a día. Sobre todo, familiarizarse con el vocabulario (no me refiero al vocabulario como si fuera un curso de idiomas -que de paso, se puede y es más fácil que antes), me refiero al famoso “oído”… Por ejemplo, cuando una persona está aprendiendo inglés, la has escuchando alguna vez diciendo: “tengo que acostumbrar el oído”, queriendo decir que tiene que “escuchar más cosas” en ese idioma para mejorar su inglés?

Antes era más complicado. Internet no estaba tan accesible como ahora. Recuerdo, que en ese primer viaje, me llevé un walkman -Sony. Aunque, yo pensaba que escuchando no se aprendía un idioma -me decía: “no tenía ningún beneficio… porque no entendía nada!…”, me lo llevé para escuchar la radio… Al principio, recuerdo que me ponía a escuchar sólo los programas dónde “la gente hablaba”… y en particular le trataba de prestar atención a los reportes meteorológicos… pero no entendía nada… ese viaje fue de casi cuatro semanas…

La primera semana no noté ningún cambio en mi nivel de comprensión de inglés (no mejora del famoso “oído”), ni la segunda. Para la tercera semana, me quedé en un hotel donde no tenía ni televisor (quería ahorrar)… y lo único que tenía para entretenerme era mi walkman Sony. Entonces, escuchaba el walkman en la mañana cuando caminaba hacia el centro de entrenamiento (casi 20 minutos), de regreso a medio día (almorzaba en mi cuarto), luego otra vez al centro de entrenamiento (para la clase de la tarde) y al final del día hacia el hotel. También continuaba escuchándolo al llegar al hotel. Eso lo hice durante una semana.

Me quedé impresionado que al final de la tercera semana, noté una mejoría muy considerable en mi nivel de comprensión de inglés. Me dí cuenta como era capaz de entender el sentido de lo que decía el locutor del canal del reporte meteorológico -no entendía el 100% palabra por palabra, pero si era capaz de entender el sentido del mensaje.

Lamentablemente, eso quedó allí. Me regresé del viaje y me seguí escuchando mi walkman… pero en español. A partir de allí quedé convencido del inmenso beneficio que trae el poder “escuchar” una persona nativa hablando en el idioma que uno quiere dominar. Yo traté de continuar, pero con el uso de AudioBooks (libros narrados), pero hoy en día me doy cuenta que no es igual. Escuchar canciones y personas hablando, es mucho mejor que un AudioBook. Para “acostumbrar el oído”, creo que lo mejor es escuchar personas hablando… y si uno lo puede combinar con repeticiones… mucho mejor, porque los músculos de la boca y cara, se entrenan (tema de un futuro artículo)

Este domingo, cuando fui a Montreal, alquilé un carro. Era un Kia Forte. Me subí en el carro y prendí el radio. Coooool, super cool… cuando me dí cuenta que era un radio Sirius (es un servicio de radio basado en satélites). Nunca había tocado uno de estos radios… No se si, tu haces lo mismo cuando ves televisión… que empiezas a pasar de canal en canal, hasta que los visitas todos… esta vez, me tocó a mi… estuve manejando como unos veinte minutos… sin escuchar nada específico… mientras el radio se pasaba de estación en estación… creo que había más de 100 canales de música, deportes, entretenimientos, de noticias financieras, etc; era como estar escuchando televisión por cable, en el radio y en el carro! Y no tenía el problema de escuchar la radio en el celular a través de Internet… que muchas veces se interrumpe. La recepción de los radios Sirius es fenomenal.

Me pregunto, cuánto mejoraría tu nivel de inglés, si tuvieras uno de estos Radios Sirius para escuchar en tu carro, durante las largas e interminables horas de tráfico, típicas de nuestros países latinoamericanos? Por lo menos, el trayecto sería más agradable y entretenido… Quizá, ya no importaría mucho estar una o muchas veces hasta dos horas en el tráfico…  ya que estarías escuchando tu programa favorito, en inglés y en tu carro… nadie, podría decir que no estás estudiando inglés!

Y que además, al llegar a casa, bajas tu radio del carro y lo conectas y sigues escuchando? Estoy seguro, que escuchando un programa en inglés todos los días mientras vas al trabajo y luego en la noche cuando regresas a casa… debe ayudar a acostumbrar el oído, verdad?

Para poder usar el servicio de radio Sirius, además de comprar el radio, tienes que pagar una suscripción que puede estar entre  9,99 dólares y 17,99 dólares por mes (quizá un poco más y poco menos). Pero me imagino la envidia de quienes te conocen… “oye, como es que escuchas CNN en tu carro?”… “y qué son todos esos canales en inglés que escuchas en tu carro??”

Tags: ,