Jornada de BloggersLo hemos llamado “Jornada Latinoamericana de Bloggers, migración a Canadá. Los que que están en camino, los que están interesados, los que ya están allá”.  Es una de las experiencias más interesantes de intercambio en las que he participado desde hace algún tiempo. Como menciono en el título de este post son 28 Blogs unidos para contar nuestras experiencias desde varios ángulos… los que están interesados, los que están en camino a Canadá y los que estamos acá ya viviendo en Canadá.

Pero hoy no seré yo quien cuente mi historia, sino que le doy el control del teclado a Adriana desde su weblog Del Araguaney al Mapple:

Experiencia inmigratoria a Montreal por Adriana  (Del Araguaney al Maple)

“Apenas han pasado ocho meses desde que pisé suelo canadiense, me parece por un lado poco tiempo y por otro tengo la sensación que he vivido casi toda mi vida aquí. El corto tiempo, es porque lo recuerdo como si hubiese sido ayer que llegué, pero al hacer una retrospectiva de las cosas que he hecho pareciera que fue hace años.

Mi integración ha estado libre de traumas o choques culturales. Lo primero que quería enfrentar y vivir era el invierno, por eso decidí venirme en pleno invierno. Si bien es cierto que cayó mucha nieve, también es cierto que hizo menos frio que los años anteriores, pero de cualquier manera, es un frío que no existe en Venezuela. Sin embargo, puedo decir que en líneas generales no pasé frío, hubo momentos que si me quejé, pero era porque no tenía la ropa adecuada, así que el truco para no pasar frío es abrigarse bien y salir protegido, de resto todo está acondicionado para el invierno.

La gente no me ha parecido tan fría ni reservada como lo comentaban en los foros de inmigración, por el contrario, los quebecos en su mayoría me parecen personas amables y cordiales. Aunque, como en todas partes hay sus excepciones, pero aquí me ha parecido que el porcentaje es mínimo, por lo menos esa ha sido mi experiencia.

Los idiomas es materia obligada. Esto no me canso de decirlo a todo quien esté pensando en venirse, porque una cosa que me he dado cuenta, es que quienes más hablan mal de Québec o de Canadá son por lo general quienes no dominan alguno o ninguno de los dos idiomas oficiales. Sin el francés o el inglés, no se puede socializar y mucho menos buscar trabajo. En mi caso, hice el curso de la francisación para ponerme al día con el francés, ahora me siento más confiada al hablarlo.

Inmigrar a Québec ha sido hasta ahora toda una experiencia personal. Porque no es mudarse de una ciudad a otra y hablar otro idioma, yo lo he vivido como un proceso de reafirmarme como persona, de explorar otras habilidades, de desechar viejos paradigmas y adoptar otras formas de pensar, entender otros puntos de vista, aprender a ser más receptiva, solidaria, dejarme ayudar, perseverar, disfrutar de la vida, que no me importar comenzar otra vez una nueva vida desde cero (es emocionante y hasta revitalizante), tener confianza y dejarme llevar, porque la vida por lo más planificada y controlada que la tengamos, son siempre los pequeños acontecimientos que nos guían a nuestro objetivo real.

Tal vez todo esto suene medio cursi, pero esa ha sido la conclusión a la que he llegado en mi experiencia inmigratoria a Montreal.”

Y bien esa ha sido la experiencia de Adriana, te quedan sólo 27 testimonios “más” por leer de esta formidable jornada, te invito a visitar el Blog de Adriana en Del Araguaney al Mapple y a leer otra interesante historia que te llevará a otra y a otra y a otra… hasta que leas la visión de 28 personas que te cuentan sus experiencias a través de sus blogs.

Héctor

Tags: