Como ya he comentado antes, llegamos a Canadá en 2004. Mi niña mayor tenía 5 años y medio… en Septiembre de 2004 comenzó el colegio, ningún problema que reportarte…

Un buen día en 2005, mi niña que no tenía 7 años todavía, llegó del colegio con una tarjeta… era una tarjeta de invitación… ahhh, la primera fiesta!!! Nuestra niña se estaba empezando a integrar, estábamos felices.

Mamí, se encargó de todo… como siempre. Compró el regalo para la amiguita de mi niña, confirmó que iría, le preparó un vestidito, los zapaticos, etc, etc. El día de la fiesta, mi esposa se preparó, se vistió de fiesta (siii ella) y por supuesto también preparó a la niña.

Llegaron a la fiesta (creo que era en un sitio de comida rápida, McDonalds para ser precisos), cuando mi esposa llegó a la fiesta se dio cuenta que había niños pero NO adultos, es decir, sólo los padres de la cumpleañera.

Los padres de la compañerita y la niña misma recibieron a mi hija muy afectuosamente y le dieron la bienvenida dentro de un ambiente muy afectuoso y agradable. También saludaron a mi esposa en forma muy cordial. Y “sin decir palabras” le comunicaban a mi esposa que todo estaba bien y que: “ok”.. “bueno”… “ahora que?”… ellos estaban extrañados… de ver que mi esposa no se iba!!!

Mi esposa (ah se llama Fabiola) notó que otros padres llegaban dejaban al niño o a la niña y se iban… mi esposa entendió de inmediato que así es la cosa aquí… sin embargo ella no pudo dejar a mi hija sola y se quedó “incomoda”, por supuesto, durante toda la “fiesta de niños”.

Entonces, tienes que mentalizarte que el estilo de las fiestas de niños aquí en Canadá es así: El niño recibe la invitación, en la tarjeta está claramente especificado el lugar de la fiesta, el día, un número de teléfono para que los padres confirmen la asistencia y la HORA de inicio y la HORA en que termina la fiesta.

Olvídate! que tú “papá o mamá” estás invitado o invitada a la fiesta en Canadá, la fiesta es para los niños, tu llevas al niño(a) a la fiesta y luego debes pasar a recogerlo(a) a la hora en que termina la fiesta. No se supone que tú (adulto) asistas a la fiesta… de todos modos imagino que habrá sus excepciones así que te recomiendo te informes antes de ir o mejor dicho antes de “llevar” a tu hijo o hija a la fiesta.

Ahora nosotros… ya sabemos como funciona el asunto… ya somos nosotros quienes recibimos a “los niños” durante una fiesta de los nuestros y ya no nos inquietamos tanto cuando tenemos que dejar a los nuestros (sin papí o mamí) en una casa ajena o en otro sitio porque es el cumpleaños de un compañerito o compañerita.

Saludos,

Héctor